Hormigas: la importancia de la vacunación para sobrevivir

Uno de los temas científicos que más interés suscita en la investigación actual es la acción de los genes sobre nuestro comportamiento. Debido a la dificultad de separar el efecto de lo innato y de lo aprendido, el estudio de este tema resulta complicado en el caso humano, no siendo así en los insectos. Estos diminutos animales no son educados por sus padres, a quienes no conocen; tampoco van a la escuela, no sufren de la influencia externa de familiares, profesores, amigos, etc. Su comportamiento está absolutamente determinado por sus genes. Por esta razón, un comportamiento característico en un insecto refleja siempre un proceso de evolución y de selección de determinadas variantes de genes, conducente al desarrollo y mantenimiento de dicho comportamiento, el cual, sin lugar a duda, debe ser importante para la supervivencia de la especie. Recientes estudios han concluido que, un comportamiento que se creía solo humano, la vacunación, ha sido descubierto en unos cotidianos insectos. Sorprendentemente, la vacunación, establecida hoy en día como un comportamiento social conducente a la supervivencia de la especie, no la inventó el médico inglés Edward Jenner en 1796, sino… ¡las hormigas!, hace probablemente millones de años. Las “campañas de vacunación” en estos insectos, apuntan los investigadores, deben ser el resultado del perfeccionamiento o la evolución de algunos genes, y no de la ingeniosidad de las propias hormigas.

Los grupos de investigación identificaron un comportamiento insólito en estos insectos: descubrieron que cuando la superficie del cuerpo de obreras de una especie de hormiga (Lasius neglectus) era infectada por esporas de un hongo (Metarhizium anisopliae) potencialmente mortal para toda la colonia, no solo las hormigas enfermas no eran aisladas del resto para evitar la epidemia, sino que sus congéneres les limpiaban las esporas con sus mandíbulas, a pesar del consiguiente riesgo de contagio. ¿Cuál es la razón de este comportamiento tan compasivo y “humano” en un insecto? 

La activación de estos genes de defensa es, por tanto, el resultado del contacto con una baja dosis de microorganismos infecciosos (dosis similar a una vacuna), que las hormigas reciben al entrar en contacto con otras, y que resulta suficiente para activar el sistema inmune innato de las hormigas. Esta activación permite que la inmensa mayoría de las hormigas infectadas sean capaces de impedir el desarrollo de los hongos. Se trata, por consiguiente, de una vacunación socialmente inducida que consigue la supervivencia de las obreras de la colonia.

Como se mencionó anteriormente, una vacuna es un “medicamento” que se obtiene a partir de un microorganismo. Cuando se administra a una persona sana, hace que su cuerpo produzca defensas contra éste. Si en un futuro esta persona entrase en contacto con el microorganismo contra el cual ha estado vacunada, las defensas lo protegerían y no padecería la enfermedad. Los microorganismos que contienen las vacunas son capaces de activar nuestro sistema inmunitario, pero no tienen suficiente fuerza para producir la enfermedad. Los seres humanos hemos duplicado nuestra esperanza de vida media, elevado nuestro confort de vida y, por lo tanto, alargado nuestra supervivencia en el planeta Tierra gracias, en gran parte, al tremendo avance que han tenido los fármacos en los últimos 150 años. Uno de esos fármacos son las vacunas que, cuando en el pasado no disponíamos de ellas, las infecciones causaban enormes pandemias debidas a agentes extraños que se propagaban por nuestros organismos, diezmando a la población y creando condiciones de extrema insalubridad.  

Deberíamos aprender de los comportamientos sociales de otras especies que conviven con nosotros en el planeta y pararnos a pensar en la grandeza de las mismas. Parece que las hormigas siempre lo han tenido claro: el bien común y la unión hacen más fuerte a su especie. Nos queda mucho por aprender y aplicar. 

Anuncios

Agradezco tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s