La figura del Oxímoron

Muerto viviente, silencio atronador y monstruo hermoso. Son tres ejemplos de oxímoron, una combinación de dos palabras que al juntarse cambian su significado individual.  Los políticos en sus discursos, los generales en sus arengas y los amantes en sus poemas han utilizado desde siempre las figuras retóricas para convencer, infundir valor o seducir. El poder de las palabras hábilmente combinadas se conoce desde la Grecia clásica

Oxímoron (del griego ὀξύμωρον, oxymoron, en latín contradictio in terminis) es una figura literaria que consiste en combinar dos expresiones de significado opuesto en una misma estructura, con el objetivo de generar un tercer concepto con un nuevo sentido.

El oxímoron funciona en un sentido metafórico ya que su significado literal resulta absurdo o incoherente. Por ejemplo: “Su obra está cubierta por una luminosa oscuridad” es un oxímoron que podría hacer referencia a un estilo artístico relevador. “La droga ofrece un placer doloroso” es otro oxímoron, en este caso, para hacer referencia a las sustancias químicas que pueden generar una sensación agradable momentánea, pero que causan serios problemas en el largo plazo.

Esta figura retórica permite ocultar una intención sarcástica bajo una expresión que, en apariencia, es absurda: “Un silencio atronador descendió desde la tribuna hasta la cancha y desconcertó a los jugadores”.

 En ocasiones, se dice que ciertas expresiones son oxímoron por una cuestión de juicio subjetivo. Ese es el caso de frases como “inteligencia militar” o “armas inteligentes”; hay quienes creen que la inteligencia no se aplica en el ámbito militar ya que no resultan racionales las técnicas o disciplinas que buscan la destrucción de otras personas.

Algunos oxímoron forman parte del lenguaje cotidiano como “casi siempre”, “apuesta segura”, “accidente afortunado” o “aldea global”: “Este programa lo veo casi siempre”, “Voy a invertir en ese banco, es una apuesta segura”, “Fue un accidente afortunado: sólo sufrió unos raspones”, “un instante eterno”…… Aquí tenemos un gran ejemplo:

 Definiendo el amor (Francisco Quevedo)

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero parasismo,
enfermedad que crece si es curada.

Éste es el niño Amor, éste es tu abismo:
mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo.

OXMORO~1

Anuncios

Agradezco tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s