Archivo mensual: septiembre 2014

Los prodigios del bisturí en la neurología

Es muy común escuchar el comentario entre pacientes con dolores en la columna vertebral: ¿a qué medico debo acudir? Bien, atendiendo un poco a nuestra anatomía, se aprecia que la columna vertebral es una estructura de sostén y protección de la médula espinal y las raíces nerviosas, por lo tanto del sistema nervioso. Así, cualquier lesión o enfermedad que involucre estas estructuras como son las hernias de disco, las compresiones medulares postraumáticas (accidentes), tumores, hemorragias, etc., deben ser atendidas por un especialista del área. Y aquí es donde las ‘manos con talento’ del neurocirujano tienen que actuar, siendo esta especialidad médica una de las que más precisión requiere por el grado de sensibilidad e importancia vital de los órganos que trata. Históricamente, la neurocirugía tuvo sus orígenes en algunas intervenciones sobre los nervios periféricos, pero no se puede considerar como tal hasta que el cirujano abordó intencionadamente la cavidad del cráneo con intención terapéutica. Técnicamente sólo le fue posible a una cirugía anestésica y aséptica.

La patología y la clínica debían permitir el diagnóstico neurológico sobre bases científicas. Estas condiciones comenzaron a cumplirse en las dos últimas décadas del siglo XIX, alcanzándose la madurez de la neurocirugía en el siglo XX de la mano del destacado neurocirujano norteamericano Harvey Cushing (1869-1939). Sin embargo, tal y como describe el presente párrafo extraído de la web neurocirugiacontemporanea.com “las primeras descripciones relacionadas con la neurocirugía fueron sobre la morfología craneal, reportadas por Heródoto de Halicarnaso (484-425 a.C.), quien describió diferencias en el grosor del cráneo entre los egipcios y los persas. Heródoto creía que situaciones ambientales eran la causa de la diferencia en el grosor craneal.

En el tratado Hipocrático, Sobre las Heridas de la Cabeza se describía detalladamente la variación significativa en el grosor de la bóveda y en la morfología de las suturas craneales. Es el primer texto científico que presenta el manejo de las lesiones de la cabeza en una forma completa y sistemática. Los primeros dos capítulos del texto enfatizan la importancia del conocimiento de la anatomía humana (específicamente del cráneo) para comprender las lesiones craneales. Hipócrates (médico griego, 460-367 a.C., considerado como el padre de la medicina), en su obra Aires, aguas y lugares, señala que cerca de Palus Mocotide, habitaba un pueblo que tenía la original costumbre de comprimir a los niños la cabeza hasta darle una forma alargada. Más tarde, Galeno de Pergamo (130-200), y posteriormente Andreas Vesalio (1514-1564) reconocieron las diferencias en la morfología del cráneo humano y las suturas craneales.

A día de hoy, la neurocirugía está reconocida como una especialidad médico-quirúrgica que trata las enfermedades del sistema nervioso central y la médula espinal, incluyendo además el tratamiento quirúrgico del dolor. Dentro de la especialidad existen diferentes ramas que tratan patologías concretas y específicas. Así, existe la neurocirugía pediátrica, la de base de cráneo, la funcional, la vascular, la neurocirugía de la columna espinal, etc. La labor de un neurocirujano es ideal para personas que disfrutan de tener desafíos, de la diversidad, la investigación y de un pensamiento crítico y extenso. Diariamente se enfrentan a desafíos de diagnóstico distintos y por lo tanto a la necesidad de elaborar planes de gestión relacionados con las modalidades de tratamiento en varias áreas de la salud. La neurocirugía en particular trata de comprender el funcionamiento del cerebro y trata de corregir quirúrgicamente diferentes patologías relacionadas con el cerebro y la columna vertebral. Los médicos, y especialmente los neurocirujanos, no son superhéroes, aunque salvan vidas y crean esperanzas e ilusiones en los pacientes y en los familiares, generando nuevas oportunidades cada vez que humana y técnicamente puedan. Admiración y agradecimiento a todos aquellos médicos que, gracias a su habilidad y destreza, logran avances y consiguen proezas que garantizan nuestra calidad de vida. En estos tiempos de recortes sanitarios, estos profesionales vocacionales siguen ejerciendo excelentemente tan bello arte contra viento y marea.

neuronas

Publicado en Diario de Avisos – Principia 20 de septiembre de 2014

http://ciencia.diariodeavisos.com/2014/09/21/los-prodigios-del-bisturi-en-la-neurologia/